Nuestra Historia

¿Cómo comenzamos?

Cosmética Patagonia comienza a partir de sus socios fundadores Rodrigo Aguirre y Carolina Jiménez, con el propósito de ofrecer una solución a algunos problemas que a su juicio no tenían una respuesta efectiva. La gran cantidad de semillas descartadas como desecho de un proceso productivo de pulpa y mermelada de rosa mosqueta en la comuna de Palena, desconociendo el valor y lo apetecido que es el aceite de esta semilla en el mercado nacional e internacional. La gran demanda que existe hoy en el mercado de la cosmética y la búsqueda constante que realizan mujeres y hombres de productos naturales certificados que cumplan realmente los beneficios que prometen y además que estos respeten el medio ambiente.

Así inicia la aventura de Kalu.

Kalu

Kalu significa «hijo» en lengua tehuelche, la denominación surge, porque son los hijos de la tierra de Palena, los encargados de cosechar el fruto de rosa mosqueta desde la pureza de los paisajes silvestres que circundan la cordillera de los Andes en el corazón de la Patagonia Chilena.

Su extracción es en el lugar más austral de Chile y del mundo. A partir de un proceso respetuoso y sostenible, es posible extraer el aceite de las semillas de rosa mosqueta, por un método de prensado en frío, libre de cualquier tipo de solventes y por lo tanto 100% natural. Por esta razón nuestra producción es limitada.

Nuestro propósito

Queremos ser un referente de  cosmética natural.

Teniendo en cuenta todo el potencial de las semillas de rosa mosqueta, decidimos reutilizar este desecho para transformarlo en pureza y bienestar, obteniendo aceite prensado en frío, con propiedades únicas que será, el principio activo base para crear una línea de productos cosméticos para el cuidado de la piel, causando los beneficios prometidos y cumpla realmente con las expectativas de nuestros usuarios, para que puedan disfrutar de una exquisita experiencia.